cardo mariano flor depurar el hígado

 

Lo confieso, a veces aunque me lo proponga, no soy la persona más constante del mundo y me cuesta seguir esos hábitos saludables que se supone que hay que seguir y que vemos por todas partes, sobre todo los que tienen que ver con la dieta. Pero es que a veces es muy difícil resistirse a unas cañas con tus amigos o pedir comida a domicilio un domingo por la noche.  Seguro que muchos de vosotros os identificáis conmigo ¿verdad?

Pero he llegado a un punto en el que necesito hacer un cambio. No sé si será por el exceso de las vacaciones, pero siento que necesito depurar mi cuerpo. Y además en serio.

Uno de los órganos a los que tenemos que prestar más atención es nuestro hígado, ya que cuando éste funciona correctamente gozamos de mejor salud. Es uno de los órganos que trabajan más duro en nuestro cuerpo, y desempeña muchas funciones ligadas a la digestión, el metabolismo, el sistema inmunitario y el almacenamiento de nutrientes. Trabaja sin descanso para depurar nuestro cuerpo, produce la bilis necesaria para digerir la grasa, procesa hormonas y almacena vitaminas, minerales y hierro. También segrega sustancias necesarias para otras partes del cuerpo, descompone el alcohol y las medicinas que ingerimos y se asegura de que digerimos nuestra comida adecuadamente.

Una dieta y un estilo de vida poco saludables puede hacer que nuestro hígado trabaje en exceso, haciendo que sea incapaz de procesar las toxinas y las grasas de la manera que debería, resultando en una función poco óptima, mala salud e incluso enfermedades del hígado. Los síntomas de un hígado poco sano incluyen fatiga y sensación general de cansancio, problemas digestivos, sensación de hinchazón y gases, dificultad para concentrarse, náuseas, estreñimiento, falta de apetito, cambios en el peso corporal, sudoración excesiva, piel y lengua amarillentas y dolores de cabeza.

Dado que el hígado cumple con tantas funciones en nuestro organismo, es importante que cuidemos de él y lo mantengamos sano, para evitar estos problemas. ¿Cómo podemos hacerlo?

Comer alimentos saludables para el hígado

Hay ciertos alimentos que pueden ayudar a limpiar y depurar el hígado, y para maximizar sus beneficios, hay que optar por los alimentos orgánicos o ecológicos. Es importante incluir en tu dieta alimentos como los aguacates, salmón, nueces, así como verduras de hojas verdes para ayudar a segregar bilis. Las manzanas y las papayas, son frutas recomendables, ya que las primeras ayudan a eliminar toxinas del tracto digestivo y la papaya ayuda en la digestión. También agua con limón y zumos vegetales son tus mejores aliados.

Hacer cambios en tu estilo de vida

El tabaco, el alcohol en exceso y la comida rápida, son los enemigos número uno de nuestro hígado. También comer demasiado hace que tu hígado tenga que trabajar de más y por eso nos sentimos como atolondrados y sin energía después de un atracón. Intenta terminar de comer cuando estés un 80% lleno, de esta manera tu hígado tendrá la oportunidad de trabajar sin estar sobrecargado. También por ejemplo un día a la semana, puedes tomar sólo verduras y comidas alcalinas, ya que no necesitan de demasiada energía para ser procesadas. Por último, acuérdate de disfrutar de suficientes horas de sueño y no irte a la cama muy tarde, ya que el hígado está más activo entre la 1am y las 4am.

Usar hierbas y suplementos para depurar el hígado

Existen muchos remedios naturales que pueden usarse para favorecer una función óptima del hígado. Una planta muy prominente en este sentido es el cardo mariano, que se conoce por ser muy efectiva en bastantes problemas relacionados con este órgano. El zumo de limón y el vinagre de manzana restauran la alcalinidad del organismo, lo que ayuda a depurar el hígado. La cúrcuma tiene innumerables propiedades y se recomienda para la salud en general y para ayudar al hígado. La alcachofa tiene acción colerética, lo que puede ayudarnos en las digestiones pesadas, gracias a la segregación de bilis. Si quieres saber más, puedes visitar nuestra guía de productos naturales para la depuración del organismo.

 

Un hígado sano es esencial para un cuerpo sano. Así que ya sabes, dale a tu hígado algo de amor haciendo los cambios oportunos en tu dieta y estilo de vida. ¡Seguro que notarás la diferencia!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *