Envio gratis 40€
Envío gratis 40€*
Excelente 4.82/5.00
Excelente 4.82/5.00
Entrega 24h (L. a V)
Entrega 24h (L a V)

Suplementos y vitaminas para lactancia y postparto

¿Por qué tomar suplementos en el postparto?

El postparto junto con la lactancia son dos etapas muy especiales, en las que la mamá tiene que cuidarse al máximo, ya que su cuerpo aún está recuperándose, y tiene las necesidades nutricionales aumentadas si está dando el pecho. Por eso aquí puedes encontrar vitaminas especiales para la lactancia, suplementos que se pueden tomar en el postparto y productos de cosmética natural para un cuidado delicado.

Suplementos y vitaminas para el postparto más vendidos

Todos los productos naturales para el postparto

[woocommerce_product_filter_category style="dropdown" exclude="marcas" data-placeholder="Todas"]
[woocommerce_product_filter_attribute show_thumbnails="false" style="dropdown" attribute="marca" placeholder="Todas"]
[woocommerce_product_filter_attribute show_thumbnails="false" style="dropdown" heading="Necesidades" placeholder="Todas" taxonomy="product_tag"]

Mostrando 1–20 de 39 resultados

Preguntas frecuentes sobre la lactancia y postparto

Durante el embarazo, las hormonas placentarias provocan un aumento de la secreción sebácea de cuero cabelludo, lo que origina que muchas mujeres luzcan un pelo lleno de brillo y vitalidad (otras mujeres no tendrán tanta suerte y el pelo se pondrá más grasiento y sin brillo). Lo importante de estas hormonas (estrógenos) es que hacen que el pelo no se caiga  durante el gestación. Pero una vez que el bebé ha nacido, la producción de estas hormonas desaparece y el cabello vuelve a regenerarse. Así que es normal perder mucho pelo en la fase postparto. La mejor recomendación para volver a crear pelo sano, con brillo y mucha fuerza es la alimentación equilibrada y natural, ya que el bulbo capilar se nutre de vitaminas y minerales que recibe del torrente sanguíneo.

Así que te recomendamos los siguientes consejos para lucir un pelo fuerte y sano en el postparto:

  • Aumentar el consumo de frutas, verduras y cereales, sobre todo alimentos ricos en Vitamina B y ácidos grasos Omega 3 y Minerales como calcio, hierro, yodo y zinc.
  • Evitar uso excesivo de secador, planchas y usar champús  con ph neutro
  • Existen complementos nutricionales específicos que pueden ayudarte a fortalecer el cabello, pero comprueba siempre antes que puedes tomarlos si estás dando el pecho.

La producción de la leche materna depende siempre de una buena succión del pecho por parte del bebé y un buen vaciamiento de la mama. Así que para aumentar la producción de la leche, siempre es necesario aumentar las tomas y mejorarlas. Pero también es cierto que la calidad de la leche creada por el pecho depende de lo que la mujer que lacta coma, por lo tanto es muy importante mantener una alimentación sana y equilibrada, hidratarse bien y hacer ejercicio físico.

Las mastitis son procesos inflamatorios de las mamas por retención de leche en algunos de los conductos que conforman la mama. Estos procesos cursan con inflamación (pecho duro), dolor, zonas de la mama muy caliente y enrojecidas. Su evolución es muy rápida y puede obligar a la mujer a acudir en ocasiones a urgencias si no sabe cómo tratarla. Durante la lactancia, todas las mujeres deberían observar diariamente su pecho para ayudar a prevenir las mastitis porque si se cogen a tiempo es fácil poder salir de ellas. Lo más importante es bajar la inflamación y drenar la leche del pecho para que el conducto obstruido se libere, y para ello se recomienda la siguiente pauta: poner calor en el pecho a través de un saco de semillas, un guante con agua caliente, un paño mojado en agua caliente o simplemente con la ducha, después masajear bien la zona haciendo hincapié en el área endurecida e inflamada, y después poner al bebé al pecho. Para terminar es muy recomendable aplicar frío. El frío podemos aplicarlo con una bolsa de congelados envuelta en una paño, un par de hielos también en vueltos o por ejemplo con una hoja de col. Esta verdura contiene glucosinolatos, un compuesto anticancerígeno y antiinflamatorio, y lleva utilizándose toda la vida para las inflamaciones del pecho. Aunque no existe evidencia científica por no haberse realizado un estudio completo. Lo que sí está claro es que no tiene contraindicaciones, así que no dudes en meterla en el congelador durante una hora, y aplicarla en el pecho unos 10 minutos.

No existe tratamiento de ningún tipo (a base de cremas o aceites) que pueda preparar el pecho para la lactancia. Las grietas que pueden salir en los pezones en la gran mayoría de los casos se deben a malas posiciones del bebé a la hora de mamar. Teniendo en cuenta esto, por mucho que se pudiera preparar el pezón para la lactancia, si la posición es incorrecta seguirían saliendo grietas. Si te han salido grietas, buscar una asesora de lactancia que te ayude a mejorar la posición es una buena solución.

A pesar de esto, es interesante mantener la piel muy hidratada durante la lactancia porque la piel del pecho se ha distendido mucho para poder producir leche. Eso sí, nunca se debe echar la crema directamente en el pezón y si se echa, es necesario limpiarlo antes de dar de mamar al bebé.

Durante el periodo inmediato al parto, la mujer va a pasar por el proceso de los loquios, un sangrado vaginal que puede durar entre seis y ocho semanas aproximadamente. Durante esta etapa no se pueden usar tampones y se debe recurrir al uso de compresas postparto, también llamadas compresas tocológicas o compresas ginecológicas. Estas compresas están compuestas 100% de algodón o 90% de algodón y 10% de celulosa. Son compresas libres de químicos y con una capa compacta que favorece la absorción, para así mantener la zona vaginal seca y que en caso de puntos, éstos puedan cicatrizar mejor.