Guía de productos naturales para niños El Búho Verde

Los niños y los adultos no tienen las mismas necesidades nutricionales. Por tanto, aunque su dieta debe ser igual de variada que la de los adultos, los niños precisan reforzar algunos nutrientes específicos importantes para el correcto desarrollo de huesos, músculos o cerebro sin perder de vista la importancia de recibir la energía suficiente para llegar a todo, en especial en aquellos niños que realizan muchas actividades a lo largo del día o para aquellos que no se alimentan correctamente e incluso rechazan grupos de alimentos.

Nos encontramos ante una etapa única en la que la alimentación juega un papel determinante en la salud del futuro. En esta guía hablaremos de productos naturales para estimular el apetito en niños, de multinutrientes y omega 3, de productos para las defensas de los niños, para su sistema digestivo y para ayudar ante la falta de sueño. ¡Sigue leyendo!

Productos para abrir el apetito en niños

Es frecuente que los niños pasen por etapas de inapetencia y que coman poco por falta de apetito. Algunas plantas medicinales han demostrado ser muy eficaces en caso de inapetencia, cuando la pérdida de apetito es temporal. Ejemplo de ello son la quina o el ajenjo, este último aprobado por la Agencia Europea del Medicamento (EMA) tanto para casos de inapetencia como en espasmos gastrointestinales y gases (12)

Pero aunque algunas plantas medicinales sí pueden utilizarse en niños en las dosis adecuadas, sin duda los productos estrella en caso de que los niños coman mal y/o poco son la jalea real y el polen.

Productos de la colmena; polen y jalea real

La miel que procesan las abejas y que posteriormente consumimos puede contener cantidades variables de polen puro procedente de las flores, un alimento “vivo” y con una concentración de nutrientes sin igual.

Es fuente de proteínas, hidratos de carbono y esteroles pero sobretodo destaca por su extraordinario aporte de vitaminas, carotenos y minerales como el calcio, el magnesio, el silicio, el manganeso o el hierro. Por eso no es de extrañar que el polen sea utilizado en fórmulas infantiles y complementos naturales destinados tanto a tonificar y dar energía a niños que comen mal como a reforzar sus defensas.

No confundir polen con propóleo, sustancia resinosa que las abejas recogen de las yemas de los árboles y que transportan a la colmena para mezclarla con otros elementos dando lugar a un producto muy completo y complejo desde el punto de vista nutricional. Aunque destinado también a niños inapetentes, el propóleo tiene una indicación más específica para el sistema inmunitario actuando eficazmente frente virus, hongos y bacterias.

Terminamos el repaso de los productos “de la colmena” con la Jalea Real, con el distintivo “real” porque es precisamente el alimento destinado exclusivamente a alimentar a las larvas de abeja reina, las encargadas de perpetuar la especie. Una abeja reina recibirá unos 300 g de esta extraordinaria sustancia a lo largo de su vida, gracias a la cual aumenta de tamaño y de esperanza de vida llegando a vivir hasta 6 años (las abejas obreras apenas viven unos meses) en los que pondrá una media de 2500 huevos al día. Este dato nos da una idea de su vital importancia y riqueza en nutrientes.

La Jalea Real tiene “un poco de todo” ya que aporta proteínas, hidratos de carbono, lípidos y una larga lista de vitaminas, minerales y sustancias antioxidantes. Por eso es un “alimento estrella”, tanto para niños como adultos ayudando a mejorar su vitalidad, su función digestiva, reforzar sus defensas naturales o ayudando a recuperar el apetito (13)

  • Consumo responsable de Jalea Real

A pesar de sus muchos beneficios, la Jalea Real se debe consumir en dosis controladas, de unos 100-500 mg al día. En grandes cantidades la jalea real produce fuertes dolores de cabeza, náuseas y aumento de la tensión arterial.

Puedes adquirir jalea real para niños en complementos alimenticios en los que viene combinada con otros productos de la colmena y/o con vitaminas.

Si decides comprar jalea fresca, esta debe conservarse en la nevera, alejada de la luz y el calor.

Vitaminas, multinutrientes y Omega 3 para niños “mal comedores”

Llevar una dieta variada y equilibrada es la única forma de garantizar que los niños reciben todos los nutrientes necesarios para su correcto desarrollo. Pero la realidad es que en las primeras etapas, los niños suelen rechazar algunos grupos de alimentos como el pescado, las frutas o las verduras, lo que dificulta cubrir las necesidades diarias de todos y cada uno de ellos. Además en las etapas infantiles nos podemos encontrar con niños con poco apetito que comerán poca cantidad de alimentos lo que impedirá un correcto aporte de nutrientes. Debemos sumar que en la etapa infantil hay mayor prevalencia de casos de alergias e intolerancias a algunos alimentos por lo que los causantes de estas reacciones deberán excluirse lo que también puede derivar en carencias nutricionales.  

Por todo ello, el refuerzo con algunos complementos alimenticios puede ayudar a complementar los posibles huecos que deje su carente alimentación.

Varios estudios demuestran que una de las prevalencias más significativas de déficit en niños se da en la vitamina D (1) (2)

La primera fuente de obtención de vitamina D es la exposición a la luz solar. La segunda fuente es la alimentación. Actualmente existe consenso entre los principales Comités de nutrición infantil (como la Asociación Española de Pediatría) de que las recomendaciones diarias deberían ser de mínimo 600 UI (15 µg/día) (3) (4) y que en ocasiones se podría aumentar hasta los 1000UI/día. Los estudios demuestran que en la mayoría de los casos los niños no alcanzan estas dosis, especialmente durante los meses de invierno.

Teniendo en cuenta que entre las múltiples funciones de la vitamina D se encuentra mejorar la absorción del calcio, mineral imprescindible para el correcto desarrollo de huesos y dientes en los niños, la combinación de ambos nutrientes en un complemento es fundamental.

La prevalencia de anemia ferropénica en España se estima en un 9,6 % en niños menores de un año pero aumenta hasta el 16,7% en los niños europeos menores de 5 años (5). Este dato indica que la ingesta de hierro a través de alimentación es insuficiente pero sobretodo que es un mineral de difícil absorción lo que es coherente con las cifras de ferropenia que se observan en España. Si a esto sumamos que algunos estudios evidencian que el tratamiento con suplementos de hierro se plantea como eficaz en niños con Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH), es sencillo entender la importancia de este mineral en los niños (6). La absorción del hierro mejora con la presencia de vitamina C por lo que la combinación de ambos en una formulación para niños resulta adecuada.

Se deben buscar por tanto fórmulas adaptadas a niños que trabajen con calcio, vitamina D, hierro y vitamina C, además de otras vitaminas y minerales. Los denominados complementos multinutinutriente se postulan como una buena opción para los niños mal comedores, para los que comen poco y los que excluyen, por algún motivo, grupos de alimentos de su dieta.

  • ¿Cómo administrar complementos alimenticios a los niños?

No son pocos los adultos que afirman que el consumo de comprimidos o cápsulas, en ocasiones, les cuesta tragar, bien por el tamaño de algunas de ellas o simplemente porque no les gusta tomar pastillas. Pues en el caso de los niños, aún nos costará más.

Por esa razón, una buena recomendación es que busquemos complementos alimenticios en otros formatos, entre ellos jarabes con buen sabor, sobres en polvo, gominolas o comprimidos masticables. El inconveniente de estos formatos, junto con el buen sabor, es que los niños se lo pueden tomar como “caramelos”. No dejar los complementos para niños a la vista y respetar siempre la dosis reflejada en el etiquetado es de vital importancia a la hora de administrar complementos a los niños.

Omega 3 para niños

Otro de los grupos de alimentos que no se encuentra entre los favoritos de los niños (y por qué no decirlo, de muchos adultos) es el pescado. Si sumamos además la creciente preocupación de que éste contenga restos de metales pesados y la consecuente reducción de su aporte en la dieta, ¿qué nos queda? Que el consumo de este grupo de alimentos puede resultar deficiente y en consecuencia, el aporte de los valiosos ácidos grasos Omega 3 se ve comprometido.

Son numerosos los estudios que demuestran que el correcto aporte de Omega 3, en concreto del tipo EPA y DHA, es esencial para el correcto desarrollo cognitivo y neuronal en los niños (7) (8), además de contribuir a la salud visual (9) e incluso se postula como eficaz en niños con dislexia o con Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad, TDAH (10) (11). Por tanto, un correcto aporte de Omega 3 en niños puede contribuir a aumentar la velocidad y eficiencia en el procesamiento de información, aumentar la concentración y mejorar su agudeza visual. La Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) reconoce la importancia de estos compuestos en la alimentación, y recomienda un consumo mínimo en niños, adolescentes y adultos de 250 mg/día de EPA+ DHA.

  • ¿Cómo elegir un buen complemento natural de Omega 3?

Lo primero, el sabor. Está claro que si el producto tiene cierto regusto a pescado los niños lo rechazarán. Por eso, debemos buscar complementos masticables que incorporen sabores agradables (como a frutas). Otra buena recomendación es seleccionar complementos de Omega 3 y Omega 6, cuyas fuentes de extracción sean naturales y de la máxima calidad, ya sean de origen marino y/o vegetal. El caso de los Omega 3 de origen marino, no escatime. Busque sólo proveedores de confianza que aseguren que el producto es fuente de EPA y DHA y que está libre de metales pesados. En el caso de los Omega 3 de origen vegetal, son la mejor opción para niños alérgicos al pescado.

Reforzando de manera natural las defensas en los niños

El sistema inmunitario es nuestra barrera defensiva natural frente a agentes externos, patológicos o tóxicos. En las primeras etapas de la vida el sistema inmune está aún inmaduro razón por la que los niños se consideran población de riesgo de sufrir más infecciones, en especial de las vías aéreas y del sistema digestivo.

A través del refuerzo natural con determinados nutrientes y plantas medicinales, desde El Búho Verde buscamos prevenir resfriados, catarros, gripes o diarreas en los más pequeños.

Vitamina C para niños

La vitamina C se encuentra de forma natural casi exclusivamente en frutas y verduras frescas, dos grupos de alimentos que en ocasiones no son bien aceptados por la población infantil.

Aunque la vitamina C no nos va a librar del resfriado común, si puede ayudar a reducir la duración del mismo y sus síntomas (14)(15) Su beneficio sobre el sistema inmunitario está relacionado con su papel en el mantenimiento de las barreras epiteliales y en la formación de tejidos como la piel, las primeras barreras naturales de defensa (16) Además la vitamina C presenta acción antioxidante, interesante si el niño practica deporte con regularidad, otra de las claves de la salud junto con una buena alimentación.

Así, los niños con tendencia a ponerse enfermos o como se dice coloquialmente, los niños que “lo cogen todo” se pueden beneficiar de un aporte extra de vitamina C.

Equinácea para niños

La equinácea (Echinacea angustifolia o Echinacea purpurea) es una planta medicinal que ha demostrado que ayuda a las defensas de forma natural, tanto en adultos como en niños. Por eso, es uno de los complementos más vendidos cuando llegan las estaciones de otoño e invierno. Los estudios demuestran que los preparados a base de esta planta son eficaces en la prevención y el tratamiento del resfriado común y la gripe ayudando a reducir tanto la incidencia como la duración de sus síntomas (12)

  • ¿Cuál es la mejor dosis para los niños?

Una de las principales razones de que las empresas de complementos alimenticios dispongan de productos específicos para niños es que la formulación y sobretodo la dosis de los nutrientes y/o plantas medicinales no es la misma, sino que está adaptada a esta etapa crucial de la vida. Por eso, es primordial que no administremos a los niños complementos naturales para adultos y que siempre compremos productos específicos para ellos y respetemos la dosis que figura en el etiquetado.

Productos de la colmena

Ver apartado “productos de la colmena” más arriba, cuya indicación es también reforzar el sistema inmunitario.

Huesos fuertes desde la infancia

Un correcto aporte de los minerales calcio, magnesio, zinc y de vitamina D son esenciales para el correcto desarrollo de los huesos, hecho de vital importancia en los niños y adolescentes

Una alimentación incorrecta, que no incluya todos los grupos de alimentos en su justa proporción puede desencadenar la falta de algunos de estos nutrientes. Se une el hecho de que está aumentando el porcentaje de población, tanto en adultos como en niños, que no digieren bien la lactosa por lo que dejar fuera de la dieta los lácteos puede ser causa de bajo aporte del mineral calcio en la dieta de los niños.

Ya se ha comentado que el déficit de vitamina D es frecuente en niños por lo que suplementar su ingesta, en especial en invierno (dada la baja exposición al sol), puede resultar de utilidad. En cuanto al calcio y el magnesio, la decisión de incluir un suplemento se debe basar en el aporte que se hace estos minerales a través de la alimentación (17) pero los estudios confirman que el magnesio puede desempeñar un papel esencial en la salud ósea de los más pequeños y que los complementos de magnesio mejoran el contenido mineral óseo total y la densidad de los huesos, según la Academia Americana de Pediatría (18)

  • ¿Cómo consumir complementos de calcio, magnesio y vitamina D?

Para mejorar la absorción de calcio una buena recomendación es tomar los complementos junto con alimentos (no con el estómago vacío) y mejor repartidas en varias dosis al día así como asegurar que el complemento en cuestión incluye vitamina D y magnesio para que los niños crezcan con unos huesos sanos y fuertes (19)

Para niños con problemas digestivos

El consumo de alimentos precocinados, refrescos, snacks y la denominada fast food suele ser del gusto de los paladares de niños y adolescentes. Estos alimentos, ricos en calorías, grasas saturadas y/o azúcares refinados pero pobres en vitaminas, minerales y fibra pueden llevar a problemas de exceso de peso y digestivos incluso en los niños.

Complementos naturales de fibra para el estreñimiento

Asegurar un correcto aporte de fibra dietética debe ser primordial para corregir posibles problemas de estreñimiento en los niños. La fibra es un nutriente esencial para la salud digestiva y para la prevención de problemas de estreñimiento pero las encuestas actuales reflejan un consumo por debajo de las recomendaciones, tanto en adultos como en población infantil.

Al mismo tiempo, la fibra produce efecto de saciedad lo que ayuda al control de las calorías ingeridas en niños con tendencia a comer en exceso. Así, se podrían beneficiar del consumo regular de complementos de fibra (20)

A la hora de dar complementos de fibra a los niños es importante saber que siempre deben ir acompañados de agua ya que la fibra, en contacto con el agua forma un gel viscoso, responsable del aumento de la saciedad.

Probióticos para niños

¿Qué son los probióticos?  Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), los probióticos son microorganismos vivos que administrados en cantidades adecuadas aportan un beneficio a la salud del huésped. Pertenecen  fundamentalmente a 2 grupos microbianos: los lactobacilos y las bifidobacterias.

Estos probióticos naturales mejoran la población de bacterias beneficiosas presentes en nuestro intestino, promoviendo su desarrollo, así se establece un equilibrio adecuado entre las “bacterias malas” y las “bacterias buenas”, con predominio de estas últimas. Una microflora sana, además de mejorar las defensas naturales, promueve una regularidad en el tránsito intestinal, mejorando situaciones de estreñimiento crónico. Pero también actúan en sentido inverso, ayudando a los niños en caso de diarrea ya que los probióticos llevan al equilibrio (21) (22) (23)

¿Cómo elegir un buen probiótico?

  • Los complementos seleccionados deben tener un número elevado de microorganismos vivos ya que algunos de ellos no conseguirán pasar la barrera gástrica de elevada acidez del estómago. Por encima de los 3000 millones de bacterias vivas
  • Seleccionar un complemento que combine baterías de la familia de los bífidus con bacterias de la familia de los lactobacilus, las familias más numerosas presentes en la flora intestinal.
  • Otra buena recomendación pasa por adquirir complementos que combinan probióticos y prebióticos, es decir bacterias vivas con la “comida” para las bacterias vivas beneficiosas.
  • Ten en cuenta que algunas probióticos necesitan nevera para su correcta conservación.
  • Los mejores momentos para la toma de probióticos son en ayunas antes de desayunar y por la noche antes de ir a dormir.

Para niños que les cuesta dormir

Al igual que hay niños que les cuesta comer, a otros les cuesta dormir y es que este hábito también es educable. Entre los trastornos del sueño el insomnio es el más frecuente, y suelen afectar especialmente a la etapa desde los 6 meses hasta los 5 años de edad.

A priori, salvo prescripción médica concreta el uso de sedantes y somníferos no está recomendado en población infantil. Por suerte, las plantas nos ofrecen soluciones naturales que en las dosis adecuadas para niños pueden ayudarle a relajarse y dormir bien.

Plantas naturales para dormir mejor

Entre las recomendadas para niños en formulaciones específicas para ellos (generalmente jarabes) encontramos la valeriana, la melisa, la pasiflora, la tila o la flor de naranjo.

Estas plantas medicinales han demostrado en diversos estudios llevados a cabo en niños que tienen un efecto relajante sobre el sistema nervioso por lo que están indicadas en casos de agitación, insomnio y síntomas de estrés mental, facilitando un sueño reparador (24) (25)

Además algunas como la valeriana y la melisa se podrían recomendar en niños con hiperactividad y falta de concentración (26)

 

Desde El Búho Verde siempre insistiremos en la importancia que tiene una buena alimentación para el correcto estado de salud. Por eso, la primera recomendación es que los niños tienen que aprender a comer de todos los grupos de alimentos, ya que cada uno de ellos aporta nutrientes diferentes y rechazar alguno de ellos derivará en carencias nutricionales. Pero, donde no llega la alimentación, llegan los complementos naturales para asegurar que reciben todo lo que necesitan para su correcto desarrollo tanto físico como intelectual.  Combinar una buena alimentación con ejercicio físico diario hoy, es la salud del mañana.


 

ADVERTENCIAS:

  • Los complementos alimenticios no sustituyen a una dieta equilibrada, variada y suficiente.
  • Desde El Búho Verde recomendamos que adultos y niños lleven una alimentación sana y un estilo de vida saludable y que consultes siempre con un profesional de la salud antes de tomar complementos alimenticios o dárselos a los niños
  • Las dosis de cada uno de los complementos deben ser personalizadas en función de parámetros como el estado nutricional de base, las carencias nutricionales personales, las enfermedades o síntomas de cada individuo, su edad, sexo y situación fisiológica, entre otros. Respeta siempre las dosis marcadas en el envase del producto, salvo indicación específica del profesional de la salud.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *