Envio gratis 35€
Envío gratis 35€*
Excelente 4.82/5.00
Excelente 4.82/5.00
Entrega 24h (L. a V)
Entrega 24h (L a V)

Los ácidos grasos esenciales y su importancia

Los ácidos grasos esenciales son precisamente eso: esenciales, lo que significa que son necesarios para el buen funcionamiento de nuestro cuerpo. La palabra “esenciales” también indica que no los puede producir nuestro cuerpo y que es necesario obtenerlos de fuentes externas bien a través de la alimentación diaria o en forma de complementos. Si no introdujéramos durante un largo período de tiempo estos ácidos grasos en nuestra dieta, terminaríamos por morir. Pero ¿para qué sirven los ácidos grasos esenciales? este tipo de ácidos grasos son también llamado “grasas buenas” por formar parte de los ácidos grasos poliinsaturados que son beneficiosos para nuestro organismo.

Los ácidos grasos esenciales están relacionados con la producción y el aumento de energía del cuerpo, con la función cerebral, con el buen aspecto de piel, cabello y uñas, con la reducción de riesgos de cáncer, con la reducción de enfermedades cardiovasculares, con el control de peso, las digestiones, las alergias e inflamaciones, enfermedades auto-inmunes, con la aceleración de la cicatrización de las heridas, la retención de los minerales en los huesos, el estrés, sueño y hormonas, el buen funcionamiento del hígado y el riñón, con la formación de esperma, ciclo femenino y embarazo… entre otras muchas funciones.

Los ácidos grasos esenciales están formados básicamente por los ácidos grasos omega 3 y omega 6:

Omega 3: o ácidos linolénicos destacando el ácido alfa-linolénico (ALA) que es considerando importante desde el punto de vista nutricional. Se encuentra en muchos aceites vegetales (principalmente en aceites de semillas) y en hojas verdes (verduras de hoja verde oscura), dentro de los de procedencia animal destacan los que posee el pescado azul de agua fría (salmón, atún, sardina, caballa…). De las investigaciones de los ácidos grasos omega 3 se desprende que pueden estar relacionados con un menor riesgo de enfermedades cardiovasculares. Algunos estudios realizados en animales, también revelan que pueden tener propiedades neuroprotectoras durante la isquemia y algunas formas de epilepsia.

Omega 6: o ácidos linoleicos entre los que destaca el ácido gamma-linoleico (AGL) que colabora con la unión de diferentes células en el cuerpo. Al igual que el ácido graso omega 3, el omega 6 también se puede encontrar en los aceites de origen vegetal, en particular los provenientes de semillas. Una falta de ácido graso omega 6, se verá reflejado en la pérdida del cabello, cabello seco y mala cicatrización de las heridas. Algunos estudios determinan que los ácidos omega 6 en altas dosis pueden ayudar a las personas con fibrosis quística. Por otro lado, los diabéticos suelen tener niveles más altos de omega 6, y tomar más aún puede disminuir los efectos secundarios de la diabetes. También es utilizado en productos de belleza ya que ayuda a reducir el acné y a retener la humedad natural de la piel. Así mismo tiene propiedades hepatoprotectoras, inmuno-estimulantes y anticancerosas.

La proporción entre los ácidos grasos omega 3 y omega 6 es muy importante. Por lo general, en los países industrializados se consume entre 10 y 20 veces más omega 6 que omega 3 y la proporción ideal sería de sólo 5 veces más, lo que significa que por lo general tenemos carencia de ácidos omega 3, y por ende debemos consumirlo más.

Para garantizar un buen equilibrio omega 3/6, es recomendable consumir pescado azul 1 0 2 veces por semana, y añadir frutos secos (nueces) a las ensaladas. Si no consumimos pescado azul tendremos carencia de ácidos grasos omega 3

Alicia Navas
Fundadora de El Búho Verde, trabaja con los laboratorios de complementos alimenticios para traerte los productos naturales con las fórmulas más efectivas. Su misión también consiste en mantener una comunicación directa y fluida para asegurar el mejor servicio a los clientes de El Búho Verde.