Envio gratis 35€
Envío gratis 35€*
Excelente 4.82/5.00
Excelente 4.82/5.00
Entrega 24h (L. a V)
Entrega 24h (L a V)

Desintoxicar el organismo: ¿por qué es importante?


Desintoxicar el organismo no debería tener que ser necesario, pero la alimentación moderna aporta mucho más que nutrientes
, y ese “mucho más” no tiene por qué ser positivo. El refinamiento de los alimentos implica la mayoría de las veces añadir conservantes, colorantes y otros aditivos necesarios para “embellecer” el producto y para extender su vida, así se obtiene un mayor margen de tiempo para poder venderlo o para que dure más en nuestro frigorífico.

Todos los “extras” que acompañan a los alimentos, los ingerimos cuando los comemos. Nuestro organismo, en muchas ocasiones se las ve y se las desea para poder deshacerse de esos extras que a veces no sabe ni cómo tratar, y si no puede deshacerse de ellos, se pueden quedar en el cuerpo “entorpeciendo” el resto de labores del organismo y haciéndolo enfermar.

El cuerpo está formado por millones de células, y todas y cada una de ellas debe ser nutrida para que pueda desempeñar su función. La célula utiliza los nutrientes que recibe para generar energía, y esta genera unos residuos. Tanto para alimentar a la célula como para limpiar sus deshechos, es necesario que todas las vías que llegan a la célula estén lo más liberadas posibles.

Pero… ¿quién se encarga de eliminar los deshechos celulares?

El sistema emuntorial

El sistema emuntorial es el encargado de desintoxicar el organismo, eliminando toxinas tanto endógenas (producidas por el mismo) como exógenas (incorporadas desde el exterior).

El sistema emuntorial está compuesto por el intestino, los riñones, la piel, el sistema urinario y el sistema respiratorio.

  • La piel excreta ácido úrico, dióxido de carbono y colesterol con el sudor.
  • Los intestinos se deshacen de los residuos de la comida a través de las heces.
  • Los pulmones expulsan dióxido de carbono.
  • Los riñones hacen lo propio con el ácido úrico a través de la orina.
  • El hígado secreta el colesterol a través de los ácidos biliares.

Si el sistema emuntorial funciona correctamente, desintoxicar el organismo no resulta complicado, ya que la sangre, la linfa (líquido que está entre las células), y los tejidos están relativamente bien cuidados y limpios, y esta condición es indispensable para mantener una buena salud.

Los nutrientes y otras sustancias, son filtrados por el sistema emuntorial, que se encargar de separar las sustancias beneficiosas de las que no lo son. De los 5 órganos que componen el sistema emuntorial, hay 3 que están continuamente filtrando sin parar nuestra sangre, son los pulmones, los riñones y el hígado.

El corazón hace que la sangre esté continuamente circulando por todo el cuerpo. Los 3 órganos anteriormente mencionados no paran de funcionar mientras estamos vivos, y se calcula que pueden llegar a filtrar más de 6.000 litros de sangre cada día.

Si por alguna razón, alguno de los órganos tiene un mal funcionamiento (las causas pueden ser múltiples), los residuos tóxicos se acumulan dentro de nuestro cuerpo, y nuestras propias células mueren intoxicadas o, se transforman pudiendo llegar a mutar a células “cancerígenas”.

¿Por qué pueden llegar a estropearse los “filtros” de nuestro cuerpo? está claro que sin un diagnóstico es complicado conocer la razón, pero la prevención es salud, y es ampliamente conocido que:

  • Unos pulmones intoxicados pueden deberse al tabaco y la contaminación atmosférica.
  • Un hígado contaminado puede ser consecuencia de dietas incorrectas, que dificultan la eliminación de toxinas.
  • Unos riñones que funcionan mal pueden deberse a tomar mucha sal en las comidas, beber poca agua o a otro tipo de enfermedades como la diabetes.

Tóxicos en el organismo

Los residuos tóxicos que más frecuentemente contaminan el organismo son producidos por:

  • Tomar productos refinados como el azúcar, las harinas y la sal
  • Beber alcohol o bebidas carbonatadas
  • Comer mucha carne y pocos vegetales crudos y frescos
  • Utilizar productos de limpieza que contienen tóxicos (la mayoría)
  • Consumir medicamentos o tratamiento farmacológicos agresivos
  • Los aditivos y pesticidas en los alimentos
  • Respirar aire contaminado como el humo de tabaco o el de los coches

De esta lista se pueden inferir las pautas a tener en cuenta para minimizar los tóxicos que entran en nuestro cuerpo, y que desintoxicar el organismo resulte más fácil:

  • Tomar productos lo más naturales posibles, es decir, que sufran la menor transformación por parte de la industria alimentaria
  • Minimizar el consumo de alcohol y siempre eliminar bebidas alcohólicas de alta graduación (el alcohol deshidrata el organismo). Así mismo, evitar las bebidas carbonatadas, que pueden ser sustituidas por otras menos dañinas como los zumos naturales (no los de supermercado sino los hechos en casa), o agua, que ayudará a limpiar el organismo.
  • Incrementar la ingesta de vegetales en la dieta, y minimizar el consumo de carnes. Por orden de más dañina a menos dañina, podríamos citar que la peor es la carne de cerdo, seguida de la de ternera, y luego carnes blancas como el pollo o el conejo. No olvidamos el pescado, que sería el mejor de todos, pero ha de tenerse en cuenta que hoy en día el mar tampoco se escapa de la contaminación global. Cuando comemos carne animal, las toxinas que ese animal tenía en su cuerpo cuando estaba vivo, pasarán a nuestro cuerpo y tendrá que ser nuestro organismo quien se encargue de eliminarlas, una forma de minimizar este riesgo es tomar alimentos derivados de los animales, como por ejemplo los huevos.
  • Utilizar productos de limpieza “ecológicos” o incluso utilizar los trucos de la abuela. El limón, el vinagre y el agua oxigenada son potentes desinfectantes.
  • Tomar los medicamentos prescritos por el médico cuando sea necesario. No abusar de medicamentos sin receta como por ejemplo los anti-inflamatorios que son tóxicos para el organismo.
  • Lo ideal es consumir vegetales ecológicos, aunque en muchos casos la economía no lo termina de permitir. Si adquirimos vegetales en un supermercado, hay que asegurarse de lavarlos bien antes de cocinarlos o consumirlos crudos (incluso aunque en el envase ponga “listo para comer”), para eliminar cualquier rastro de pesticida u otros tóxicos nocivos.
  • Aumentar el consumo de cereales integrales, legumbres, verduras, frutas en la dieta diaria.
  • Si se fuma… dejar de hacerlo por el bien propio y por el del entorno, sobre todo si se hace en sitios cerrados. Nuestro organismo ya tiene bastante con la polución de las urbes.

Los filtros del sistema emuntorial separan los tóxicos que encuentra en el organismo de las sustancias que no lo son. Esos filtros están programados desintoxicar durante mucho tiempo de forma óptima, pero ¿qué ocurre si llega una sustancia para la que no está programado el filtro? probablemente que no sepa qué hacer con él… y no hará nada…

Muchas de las enfermedades más comunes suelen estar relacionadas con algún tipo de intoxicación, por ejemplo la retención de líquidos, la hipertensión, el acné o incluso un cansancio que no sabemos a qué achacar, suelen ser síntomas comunes en un organismo intoxicado.

Si el sistema emuntorial no funciona en perfectas condiciones, la sangre estará contaminada pudiendo afectar a otros órganos. Un cuerpo limpio de toxinas garantiza el buen funcionamiento del organismo, lo que repercute en bienestar y un aspecto más saludable.

Cómo podemos cuidar nuestro sistema emuntorial

A parte de los consejos mencionados anteriormente, para cuidar nuestro sistema emuntorial podemos:

  • Para cuidar los riñones hay que beber suficiente agua al día (mínimo 2 litros) y tomar alimentos e infusiones diuréticas. Evitando el exceso de sal en la medida de lo posible, y beber infusiones.
  • Para cuidar los pulmones hay que evitar el tabaco y la polución de las urbes en la medida de lo posible. También hay que tener cuidado con los productos de limpieza tóxicos, y con los pesticidas. En ambientes muy secos, los humificadores son muy bienvenidos.
  • Para cuidar el hígado hay que evitar el consumo excesivo de azúcar, sal, alcohol, carne y grasas animales.
  • Para cuidar la piel se puede frotar con un guante de crin, y realizar duchas de contraste (calor-frío) terminando siempre con agua fría. Después hidratar la piel con algún aceite natural (intentar evitar las cremas ya que la mayoría contienen ingredientes que pueden no ser tan beneficiosos como esperamos).
  • Para cuidar el intestino es imprescindible incluir mucha fibra en la dieta, que ayude a “arrastrar” los deshechos de la comida, por lo que tomar frutas, verduras, legumbres y cereales ayudará a mantener el intestino limpio. El agua también juega un papel fundamental y ayuda a reducir el estreñimiento.

No nos hemos olvidado del ejercicio físico, ya que también es fundamental para ayudar a desintoxicar el organismo y a mantener en buen estado todo el sistema emuntorial. El ejercicio ayuda ayuda a remover las toxinas que están en el organismo, y evitar que se acumulen facilitando su expulsión.

En el mercado existen también muchos complementos naturales que ayudan a desintoxicar el organismo, pero siguiendo las pautas de este artículo y manteniendo una actitud positiva, no deberían ser necesarios 😉

Alicia Navas
Fundadora de El Búho Verde, trabaja con los laboratorios de complementos alimenticios para traerte los productos naturales con las fórmulas más efectivas. Su misión también consiste en mantener una comunicación directa y fluida para asegurar el mejor servicio a los clientes de El Búho Verde.