Envio gratis 35€
Envío gratis 35€*
Excelente 4.82/5.00
Excelente 4.82/5.00
Entrega 24h (L. a V)
Entrega 24h (L a V)

Dieta alcalina: el control del pH

A estas alturas, probablemente ya todos hemos oído hablar de la dieta alcalina. Sirva este post como recordatorio (o introducción para “los nuevos”) de cómo funciona y cuáles son sus beneficios.

Antes de entrar en faena, explicaremos qué es el pH y en qué consiste. El término pH proviene de la palabra alemana “potenz” que indica potencial y la H de hidrógeno por lo que se podría traducir como “potencial de hidrógeno”. Como resumen y para simplificar: el pH indica la acidez o alcalinidad de una sustancia.

La escala del pH va de 0 a 14, siendo pH 7 el valor neutro. Valores de más de 7 indican que la sustancia es alcalina, por el contrario, los inferiores reflejan una sustancia más bien ácida.

El cuerpo tiene también su valor de pH, cuyo valor óptimo de referencia en sangre, debe ser ligeramente alcalino y encontrarse entre 7,35 y 7,45. En realidad, existen diferentes valores de pH en el cuerpo, por ejemplo, los jugos del estómago tienen un pH de aproximadamente 2 (muy ácido), y por otro lado, la bilis y jugos pancreáticos pueden llegar hasta el 8,5 o 9 (muy alcalino), estos últimos jugos son utilizados por nuestro cuerpo, además de para la digestión, para compensar la acidez de los jugos gástricos cuando el “quimo” sale del estómago hacia el intestino delgado, evitando así que el ácido nos queme el intestino.

¿Por qué es tan importante el pH en el cuerpo? Muy sencillo: la gran mayoría de las enfermedades (por no decir todas) se desarrollan en medios ácidos, sin ir más lejos, el cáncer es una de ellas, pero ¡no nos alarmemos!, el cuerpo, en su infinita sabiduría, es capaz de controlar el pH de la sangre por sí solo, es decir, si la sangre se vuelve ácida y estamos sanos, el cuerpo va a ser capaz de contrarrestar esa acidez utilizando las sales alcalinas que tenga “a mano”. Si no las tiene a mano, entonces recurrirá a una serie de mecanismos de emergencia (por ejemplo utilizando el calcio de los huesos en casos extremos…) para ser capaz de reducir y controlar esa acidez. ¿Cómo que utilizando el calcio de los huesos? Sí, has leído bien, uno de los mecanismos de emergencia del cuerpo para eliminar la acidez de la sangre, es extraer el calcio de los huesos, que en forma de sales alcalinas, ayudan al cuerpo a re-establecer el equilibrio ácido-base de la sangre.

¿Qué es entonces la dieta alcalina? La dieta alcalina es una dieta basada en la ingesta de alimentos que aportan nutrientes alcalinos a nuestro organismo con objeto de ayudar al cuerpo a combatir la acidez, evitando así que tenga que llegar a utilizar mecanismos extremos para compensar como por ejemplo la utilización del calcio de los huesos que hemos mencionado anteriormente.

¿Qué importancia tiene la dieta alcalina? TODA LA IMPORTANCIA. La dieta alcalina va a ayudar a que nos encontremos mejor con nosotros y con nuestro entorno, y lo más importante, que nos encontremos más sanos y menos propensos a sufrir enfermedades.

Entonces… ¿he de consumir sólo “alimentos alcalinos”? No, no hay que tomar sólo alimentos alcalinos ni mucho menos. El cuerpo necesita los nutrientes de ambos tipos de alimentos, simplemente hay que potenciar el consumo de alimentos más alcalinos frente a alimentos más ácidos. La proporción ideal sería de un 80%-20% de alimentos alcalinos-ácidos. La Ley de Pareto aparece incluso en la dieta alcalina 😉

¿Qué alimentos son alcalinos y cuáles son ácidos? Por lo general, los alimentos alcalinos son aquellos que aportan una cantidad considerable de calcio, cesio, magnesio, potasio o sodio al organismo tras la digestión ¿sabías que el limón aporta 170 mg de potasio, 28 mg de magnesio y 11 mg de calcio por cada 100 g? Si, estás pensando bien, el limón es alcalino para el organismo, aunque sea ácido de sabor. Con respecto a los alimentos ácidos para el cuerpo, son generalmente los de origen animal, el alcohol, azúcares refinados… con objeto de orientarte, te recomendamos que te descargues la tabla de alimentos que encontrarás más abajo.

¿La dieta alcalina es la panacea? ojalá fuera tan fácil… la respuesta es no, ya que no solo se acidifica nuestro cuerpo por la alimentación, sino que también influye nuestro entorno: ¿qué respiramos? ¿estamos estresados? ¿hacemos ejercicio?… Sin ser la panacea, no deja de ser más que recomendable tenerla en cuenta por todo lo dicho anteriormente. Ni que decir tiene que tampoco se trata de vivir siendo esclavos de una dieta, pero todo es cuestión de acostumbrarnos poco a poco, y sin lugar a dudas, cuanto más tengamos en cuenta la dieta alcalina, más saludables nos encontraremos.

No queremos extender este post mucho más, esperamos que haya servido como recordatorio para aquellos que ya habían oído hablar de ella, y como introducción para los que no la conocían.

Como lo prometido es deuda, a continuación te puedes descargar la tabla de alimentos alcalinos para que la utilices y sepas qué alimentos potenciar frente a otros, cuyo consumo deberías reducir. Existen muchas tablas de alimentos alcalinos en internet, muchas de ellas “contradictorias”, frente a esto, hay que aclarar que no tiene los mismos nutrientes un tomate de “supermercado” (que puede haber sido recolectado verde, que ha crecido de forma acelerada y que ha sido tratado con pesticidas y herbicidas) que un tomate ecológico, por lo que todas las tablas han de ser tratadas como instrumentos orientativos.

 

Alicia Navas
Fundadora de El Búho Verde, trabaja con los laboratorios de complementos alimenticios para traerte los productos naturales con las fórmulas más efectivas. Su misión también consiste en mantener una comunicación directa y fluida para asegurar el mejor servicio a los clientes de El Búho Verde.