colágeno o glucosamina para las articulaciones

El cuidado de las articulaciones se ha convertido en objeto de atención por parte de muchas personas, especialmente cuando llegan a cierta edad o están sometidas a ejercicios repetitivos que causan desgaste. Por eso, en los últimos años, han proliferado productos y suplementos nutricionales con el objetivo de paliar el dolor causado por la inflamación, y con la promesa de proteger y retrasar la degeneración de los tejidos. Entre estos complementos alimenticios pensados para la salud de huesos y articulaciones, destacan dos: el colágeno hidrolizado y el sulfato de glucosamina y condroitina. Pero ¿cuál es el más conveniente si estás pensando en tomar un suplemento?

El colágeno es una proteína muy abundante en las articulaciones (67% comparado con 1% de glucosamina) y está presente en huesos, piel, dientes y tejidos conectivos, como tendones, ligamentos, cartílagos, músculos y líquido sinovial. La glucosamina es una sustancia presente de manera natural en nuestro organismo  que ayuda a mantener la salud de nuestros cartílagos, esos tejidos “amortiguadores” que impiden la fricción del hueso en la articulación. Como suele suceder con muchos componentes, los niveles de glucosamina y colágeno comienzan a descender con la edad, lo que desemboca en la degeneración de la articulación.

 

La Glucosamina y la Condroitina

Es necesario hablar de ambas sustancias combinadas, porque los estudios clínicos muestran que la combinación de ambas es más efectiva que tomarlas por separado. Ambos ingredientes naturales cuentan con muchos años de uso clínico, y se encuentran tanto en complementos como en medicamentos, y eran los productos más recomendados para síntomas de dolor articular hasta que apareció el colágeno. A nivel de eficacia, está demostrado que funcionan muy bien (ver por ejemplo estudio MOVES) y que ayudan a reducir el dolor y a regenerar el cartílago. Pero un dato importante a tener en cuenta, es la calidad de los ingredientes, siendo las formas más efectivas los sulfatos de glucosamina y condroitina, que han demostrado mayor eficacia que los hidrocloruros.

Aspectos importantes a tener en cuenta en los suplementos de glucosamina y condroitina:

  • Suelen extraerse de caparazones de crustáceos, con lo que hay que tener cuidado en caso de alergias. Existen también de otros orígenes (sintéticos, vegetales).
  • Contraindicaciones: no tomar glucosamina y condroitina si se toma medicación anticoagulante, ya que incrementan mucho sus efectos y pueden dar lugar a sangrados.
  • Dosis diaria efectiva: 1500 mg de glucosamina sulfato y 800-1200 mg de condroitina sulfato. Se suele tomar de una sola vez o repartidas en 3 tomas (depende del producto que se tome).

El Colágeno

En los últimos años ha desbancado a la combinación clásica de glucosamina y condroitina. Aunque cuenta con menos estudios, el colágeno ha demostrado tener un efecto mayor y más a corto plazo sobre la regeneración articular y el dolor. Otra gran ventaja que tiene es que no se le conocen contraindicaciones. De hecho, el colágeno ha formado parte natural de la dieta desde siempre y se ha utilizado durante siglos como remedio natural a los problemas articulares. El cambio de hábitos alimenticios en las últimas décadas ha conllevado que se consuma mucho menos colágeno en la dieta, de ahí que mucha gente utilice estos suplementos.

Aspectos importantes a tener en cuenta en los suplementos de colágeno:

  • Mirar el origen del colágeno. Si se extrae de pescado puede dar problemas de alergias. El de cerdos o vacas no da estos problemas y, además, tienen un olor y sabor mucho más neutros.
  • Dosis diaria efectiva. Para problemas articulares se recomiendan 10 g al día. Se suelen tomar de una vez, disolviendo el polvo en agua. Hay que tener en cuenta que los comprimidos normales de colágeno, con las indicaciones dadas, no llegan a los 10 g diarios.

 

En definitiva, tanto la combinación de sulfatos de glucosamina y condroitina como el colágeno, son productos muy buenos y ayudan a la salud de las articulaciones, pero el colágeno tiene menos contraindicaciones y los más recientes estudios demuestran que tiene una eficacia superior. En El Búho Verde, solemos recomendar la gama Curarti® de Plameca por su alta calidad y  absorción de sus péptidos, con los colágenos Curarti® Selectium y Curarti® Colagtium. Respecto a los sulfatos de glucosamina + condroitina, tenemos disponible Glucosamina y Condroitina de Naturmil, y el producto Oseogen Mobility de Drasanvi, que combina colágeno marino hidrolizado, glucosamina y sulfato de condroitina en un mismo producto.