diferencias entre citrato de magnesio y cloruro de magnesio

El magnesio es un elemento muy abundante en nuestro planeta, y además se encuentra en cada órgano de nuestro cuerpo. De hecho, está involucrado en más de 300 reacciones bioquímicas, que regulan nuestra salud. El magnesio ayuda a la reducción del estrés, mejora el sueño, y aporta una sensación general de bienestar. Estudios recientes señalan que el magnesio puede ayudar a mejorar el rendimiento deportivo, contribuye a una piel sana, y combate la hipertensión y regula la diabetes.

Beneficios-del-magnesio_El-Buho-Verde.es_

Los cambios en la dieta y en los procesos de cultivo y recolección de los alimentos, han hecho que muchas personas sufran de una deficiencia de este preciado mineral. Afortunadamente, podemos intentar aumentar la ingesta de magnesio a través de nuestra dieta; el magnesio se encuentra en productos lácteos, verduras como la espinaca, frutas, nueces y semillas, entre otros.  También, podemos usar complementos alimenticios cuando sea necesario, prestando atención a las diferentes formas de suplementos de magnesio. Además, otra fuente de magnesio quizás menos conocida es el aceite de magnesio, de uso tópico, que conlleva muchos beneficios.

¿Qué es el aceite de magnesio?

A pesar de su nombre, el aceite de magnesio no es un aceite en realidad. Su nombre viene de la textura aceitosa que surge al mezclar las escamas de cloruro de magnesio con agua. En la actualidad existen varios productos disponibles, con diferentes cantidades y minerales añadidos, pero también es sencillo hacerlo en casa.

Las terapias tópicas y transdermales se han venido usando desde hace siglos; baños de sales minerales, emplastes, cataplasmas, compresas de barros, arcillas, saunas y baños de vapor, han estado presentes a lo largo de la historia, como medio de sanación. Hoy en día, gracias a la ciencia, podemos conocer cómo actúa el magnesio, además de otros compuestos, al aplicarse en la piel.

La piel es un órgano vivo que respira. Por eso, en teoría, sólo se necesita una molécula o ion lo suficientemente pequeño que pase a través de los poros y que llegue al torrente sanguíneo. Además la aplicación tópica del magnesio, permite maximizar el aporte diario sin tener que preocuparnos de los niveles de absorción a través del intestino.

  • Estudios sobre el aceite de magnesio

Si bien es cierto que existen estudios realizados para comprobar la eficacia de la aplicación tópica del magnesio, este es un método que aún no está aceptado científicamente al 100%. Por eso, se recomiendan futuras investigaciones con mayor número de participantes y de mayor duración. El objetivo sería demostrar definitivamente si el magnesio es capaz de alcanzar el sistema linfático que se encuentra debajo de la piel, y entrar así en el sistema circulatorio, para aumentar los niveles séricos de este mineral.

En un estudio que se realizó en 2010, los pacientes con aplicación transdermal de magnesio vieron un significativo aumento de este mineral a nivel celular después de 12 semanas usando sprays de aceite de magnesio y emplastes. Este incremento fue de media entre todos los participantes de un 25,2%.

  • La absorción del magnesio a través de la piel

A pesar de que el magnesio está disponible en varios alimentos, a veces éste no se absorbe bien, ya que está condicionado por diferentes procesos que ocurren en nuestro intestino, y además puede tener un efecto laxante. Esto puede afectar a la cantidad del mineral que es finalmente absorbido en el organismo. Por eso, la aplicación tópica del magnesio puede ser una buena manera de asegurar un aporte óptimo de este mineral, especialmente para aquellas personas que sufren enfermedades digestivas y que tienen problemas de absorción de nutrientes.

La dosis diaria recomendada de magnesio suele estar en 300 miligramos al día, lo que difícilmente se alcanza con la dieta hoy en día. Por eso, usar un aceite de magnesio para su aplicación en la piel, puede ser una manera muy efectiva de llegar a estos niveles.

¿Cómo usar el aceite de magnesio?

Una vez que se empieza a usar el aceite de magnesio, se recomienda hacerlo diariamente y ser constante, ya que el aumento de los niveles de magnesio, puede tardar varias semanas. A continuación te explicamos las diferentes maneras en las que puedes usar el aceite de magnesio:

  • Aceite de magnesio en spray

La aplicación del producto directamente sobre la piel, es una de las más populares. Es recomendable hacerlo después de la ducha, cuando la piel está limpia y la absorción puede ser mayor. Después de su aplicación, frotar el aceite de magnesio y dejar que se absorba por lo menos durante 30 minutos. Si quedan residuos, se pueden eliminar después. Es posible que después de las primeras aplicaciones, se note una ligera sensación de cosquilleo, que irá desapareciendo con el uso.

  • En masaje

El masaje promueve la circulación de la sangre y maximiza la absorción del aceite de magnesio. Éste es aprovechado especialmente en el área de aplicación, por lo que es recomendado junto con masajes, para calambres musculares, dolor e inflamación. Si lo que se quiere es un masaje de tipo deportivo, se puede mezclar con otros aceites, como el aceite de gaulteria, para crear un preparado más potente.

  • Baños de magnesio

Los baños con sales de cloruro de magnesio pueden ser una gran alternativa, si lo que se busca es evitar el cosquilleo que se puede sentir con la aplicación directa del aceite. Para maximizar el efecto relajante, se puede añadir aceites esenciales como el de lavanda.

  • Poner los pies a remojo

Similar a un baño, consiste en poner los pies o las piernas a remojo en agua templada con cloruro de magnesio, para sentir los beneficios en este área del cuerpo en particular o para sentir sus beneficios a nivel general. Muy útil para las personas que no tienen bañera en casa.

  • Desodorante

Las sales minerales se han usado durante muchos años para luchar contra el olor corporal de manera natural. El aceite de magnesio actúa como un desodorante no tóxico, pero hay que tener cuidado de no aplicarlo a la piel que se encuentra especialmente sensible o que acaba de ser afeitada, ya que podría causar reacción.

Conclusión

El magnesio es un mineral fundamental para nuestra salud, al estar involucrado en numerosos procesos. Hoy en día, hay una gran cantidad de la población que no llega a las cantidades diarias recomendadas de este mineral, por eso un suplemento de magnesio o la aplicación del magnesio de manera tópica, pueden ser una buena alternativa para aumentar estos niveles. La ventaja de la terapia transdermal del magnesio, está en en que su absorción no está condicionada por los diferentes procesos que ocurren en el intestino, pero aún hacen falta más estudios para refutar su efectividad desde el punto de vista científico.

Vanessa León García
Vanessa León es graduada en Nutrición Humana y Dietética por la Universidad Alfonso X el Sabio de Madrid. Cuenta con más de 15 años de experiencia en el mundo de la salud, nutrición y seguridad alimentaria. Vanessa colabora con El Búho Verde en la redacción de nuestros contenidos, y actualmente es educadora nutricional en talleres del Ministerio de Agricultura y Alimentación.

Tags: