regaliz para la acidez y el ardor estomacal

El estómago es el centro de nuestro aparato digestivo, a donde van a parar los alimentos que hemos ingerido tras pasar por el esófago. A menudo, no le prestamos atención hasta que aparecen molestias. La sensación de ardor, acidez o reflujo gástrico es uno de los trastornos más comunes, pero se pueden mitigar sus síntomas de manera natural. Aquí te contamos cómo.

Este órgano  se compone de cuatro capas, y la más interna (la mucosa) está cubierta por una mucosidad cuya función es protegerla de los jugos gástricos. Cuando esta mucosa está dañada, los jugos gástricos entran en contacto y pueden provocar lesiones. Es aquí cuando aparecen los síntomas asociados a la acidez, como el dolor o la sensación de quemazón y ardor. Entre las principales causas encontramos la dieta, el consumo frecuente de fritos, grasas saturadas, y la ingesta de café, alcohol y tabaco. También algunos medicamentos como la aspirina y los antiinflamatorios son causas comunes.

dolor estomacal acidez y reflujosCon el ardor de estómago pueden aparecer otro síntomas, como dolores intensos y náuseas, sobre todo después de las comidas. También, una alteración de la salud en general, sensación de debilidad y falta de apetito. Una pérdida sustancial de la mucosa gástrica puede desembocar en una úlcera, que además tiene como causante principal a la bacteria helicobacter pylori.

Actualmente existen tratamientos con fármacos que proporcionan un efecto calmante, pero que pueden presentar interacciones con otros medicamentos, además de alterar la digestión de nutrientes y la flora intestinal. Por eso, es importante prevenir, disminuir el tiempo que se tarda en realizar la digestión, reducir el estrés y consumir alimentos poco ácidos, como las verduras. También, podemos encontrar remedios naturales disponibles en el mundo de la fitoterapia.

El regaliz para la acidez y el reflujo

La raíz de regaliz ayuda a reducir la acidez, el reflujo y el dolor estomacal. Contiene glicirrina, de acción antiinflamatoria, y además aumenta la secreción de mucosidad estomacal, protegiendo el estómago y el esófago de los ácidos. Al aumentar la mucosidad, se crea una barrera que permite la recuperación de los tejidos dañados, y prevenir futuros episodios de reflujos. Además, comienzan a haber estudios sobre el papel del regaliz como tratamiento alternativo para la hepatitis C, por lo que habrá que estar atentos.

Se puede tomar como suplemento en cápsulas, o en infusión; en decocción al 3% (30 gramos en 1 litro de agua),  hervir durante 10 minutos y luego dejar reposar durante otros 10 minutos. Se recomienda en casos de gastritis y de úlcera, y en casos de acidez y de reflujo gastroesofágico.

A tener en cuenta sobre el consumo de regaliz:

Las personas con hipertensión deben tener cuidado ya que a dosis elevadas, podría aumentar la presión arterial. También abstenerse las personas que estén tomando medicación que disminuya los niveles de potasio, ya que el regaliz podría magnificar estos efectos. 

El arándano rojo para la gastritis y úlceras

El arándano rojo es muy conocido por sus propiedades para combatir la cistitis de manera natural, pero también resulta útil en casos de gastritis y úlceras. Esta pequeña baya es rica en vitaminas, y tiene un alto poder antioxidante, y además, permite una mayor absorción de la vitamina B12. Sus  polisacáridos impiden la adhesión de la helicobacter pylori a las mucosas gástricas, bacteria que es una de las principales causas de úlcera gástrica. Se puede tomar el zumo fresco de arándanos, tomar las bayas, o en la forma de suplementos (2 cápsulas antes de cada una de las comidas principales). También se puede combinar con aceites esenciales, pero para esto consultar con un especialista.

El litotamo, el alga rica en calcio contra la acidez

El litotamo es un alga calcificada altamente rica en minerales, como el calcio, el hierro y el magnesio. Por eso, se utiliza cuando se quiere remineralizar el cuerpo y es útil para aliviar calambres. Gracias a su elevado PH (superior al 9%) contribuye a la alcalinización del organismo. Además, el litotamo  permite combatir la acidez de estómago. Se utiliza el talo, que es rico en minerales, oligoelementos y carbonato cálcico. Estos componentes ayudan a neutralizar la acidez gástrica y disminuir la acidez y los reflujos.

La relajante melisa contra los espasmos estomacales

La melisa, se lleva usando desde hace siglos por sus propiedades medicinales. Ya en la Grecia Clásica se conocían los beneficios de esta planta para el sistema nervioso, actuando como  relajante y sedante. Por eso, se utiliza para ayudar a conciliar el sueño de manera natural y para el estrés. Además, también actúa como antiespasmódico, por eso es útil sobre todo en los espasmos digestivos y estomacales. Se puede encontrar en la forma de extracto en diferentes marcas de complementos alimenticios, y también como planta para tomar en infusión. Es recomendable combinarla con manzanilla, ya que esta otra planta también tiene interesantes propiedades para el sistema digestivo, además de ser calmante y relajante.

La Cúrcuma, el Aloe Vera y el Psilio

Otra planta de largo recorrido desde tiempos antiguos es la cúrcuma, que presenta varios beneficios para la salud. La curcumina es su principio activo, y es antioxidante, antiinflamatoria e incluso presenta propiedades preventivas contra el cáncer.

propiedades del aloe veraY no puede faltar el Aloe Vera. Esta planta es una gran aliada de la mucosa digestiva, ya que actúa como un excelente cicatrizante, tanto a nivel externo en la piel como interno (mucosas). Esto es gracias a su riqueza en mucílagos que recubren la mucosa gástrica y la protegen. Además el Aloe Vera es un excelente alcalinizador y detoxificante, y es muy útil contra el estreñimiento.

Otras plantas destinadas a proteger y cicatrizar la mucosa, son las semillas de lino, o las semillas de psilio, que son fáciles de incorporar a la alimentación en ensaladas y batidos una vez trituradas.

Como éstos, existen otros remedios naturales y plantas que pueden ayudar en casos de gastritis, acidez y úlcera gástrica, disminuyendo sus síntomas, y facilitando la prevención. Y recuerda que lo prioritario es realizar cambios en el estilo de vida, la alimentación y el control del estrés.


Fuentes:

Salud, Nutrición y Bienestar